Pues sí chicos, ¡volvemos a Japón!
Desde nuestro primer viaje en el 2015 estábamos deseando volver a este país que nos enamoró nada más poner un pie en él y por fin, después de 3 años, en un mes allí estaremos de nuevo.

En esta ocasión, repetiremos algunos de los sitios a los que fuimos la primera vez, pero también tenemos en mente -y en planning- nuevos lugares que nos hace mucha ilusión conocer.
En este post no vamos a volver a contaros los preparativos, que ya lo hicimos en su día con el viaje del 2015 y son prácticamente los mismos; lo que queremos es daros una pincelada de lo que será nuestro itinerario, eso sí, con posibles cambios que podamos realizar sobre la marcha.
Pues bien, allá vamos…

  • – Día 1: Llegamos al aeropuerto de Osaka por la mañana temprano y, directamente, nos trasladaremos a Kioto. En el anterior viaje pasamos un par de días en Osaka, pero en esta ocasión hemos decidido que no la visitaremos.
    Calculamos que, si todo va bien, podríamos estar en Kioto a eso de las 12 de la mañana, así que tendríamos la tarde para aprovecharla por los alrededores del hotel, ya que seguramente llegaremos cansados y preferimos tomarnos ese día con calma y retirar prontito para tomar energías para lo que se avecina… 😉

 

  • – Día 2: Madrugaremos para volver a una de las zonas, para nosotros, más bonitas de Kioto: Higashiyama. Allí se encuentra el templo Kiyomizudera; y, si bien sabemos que puede que parte del templo esté tapado porque se están llevando a cabo trabajos de remodelación y restauración, no nos importa demasiado… ¡porque nos encanta igual!templo Kiyomizudera en Kioto
    En Higashiyama no pensamos perdernos “las dos cuestas”: Sannenzaka y Ninenzaka, dos de las zonas históricas mejor conservadas de toda la ciudad.
    Y, siguiendo con zonas bonitas y que parecen trasladarte a otra época, pasaremos la tarde por Gion y Pontocho, barrios de geishas cuya arquitectura tradicional llama la atención. ¿Veremos alguna maiko o geisha? ¡Ojalá! Eso sí: si las vemos, procuraremos no molestarlas…LIdia de Maiko

 

  • -Día 3: Bueno, pues del día de hoy no os voy a contar demasiado… y no por vosotros… jeje… ¡es que es el cumple de Sergio y le tengo una sorpresa preparada! 🙂 No quiero que se entere de nada antes de ir. Así que, nada chicos, este día os lo cuento a la vuelta.

 

  • -Día 4: ¡Día de novedad! Y es que nos vamos a visitar un templo muy poco conocido pero, según hemos leído, precioso: el Saiho-ji, más conocido como Kokedera o Templo del Musgo. Para poder visitarlo, allá por el mes de enero tuvimos que enviar una carta solicitando la visita, ya que las entradas están restringidas para proteger el musgo de los jardines.
    Ya habíamos perdido la esperanza de poder visitarlo porque no obteníamos respuesta pero hace unos 15 días, abrí el buzón y… ¡sorpresa! Allí estaba una carta en Japonés (traducida al inglés) dándonos el permiso para entrar. ¡Qué ilusión nos hizo! Por cierto, gracias Aida y Fon, de “De tu mano por el mundo”  por la ayuda a la hora de preparar esta parte del viaje.
    La tarde de este día queremos repetir otro templo que es uno de los símbolos de Japón: el Fushimi Inari Taisha. Y, si es posible, ver anochecer desde lo alto; cuesta subir un poquito, pero una vez arriba merece mucho la pena.

Sergio en Fushimi Inari

 

  • – Día 5: Ese día activaremos nuestras JR para nuestro primer trayecto en shinkansen de este viaje. Y nada menos que para irnos a Himeji, para visitar su famoso castillo, conocido como “El Castillo de la Garza Blanca”, Patrimonio de la Humanidad desde 1993.
    Y aprovechando que estamos en la ciudad, tomaremos un autobús para subir al Monte Shosha, para visitar el templo Engyoji. ¿Recordáis la peli de Tom Cruise “El Último Samurai”? Pues bien, parte de ella fue rodada en este monte.

 

  • -Día 6: Dejaremos durante una noche Kioto para vivir una experiencia nueva, recomendada otra vez por nuestros chicos de “De tu mano por el mundo”¡Vamos a Koyasan a dormir una noche en un templo budista! Y no solo eso, sino que también tendremos la posibilidad de participar en una sesión de meditación; para mí, que ya sabéis que practico yoga, seguro que va a ser un momento inolvidable.

monjes en Koyasan

(imagen cedida por “De tu mano por el mundo”)

 

  • – Día 7: Volveremos a Kioto, aunque antes haremos una parada para volver a pasear por Nara, saludar a sus famosos ciervos y, por supuesto, volver al Templo Todai-ji, donde está el Buda que más nos gustó en nuestro anterior viaje.

Lidia en Nara

 

  • – Día 8: Será el día en que dejemos Kioto y  hagamos el primer viaje largo, para trasladarnos hasta Takayama, en la región conocida como Los Alpes Japoneses. Es una zona que no conocemos y que nos apetece mucho. El viaje durará algo más de 3 horas, pero con lo cómodos que son los trenes en Japón, seguro que no se hace nada pesado.

 

  • – Día 9: Tenemos prevista para ese día una excursión a la aldea de Shirakawa-go durante la mañana para luego emprender camino hacia otra de nuestras “bases”: Tokio, a donde calculamos que llegaremos a eso de las 6 de la tarde, según el tren que tomemos de vuelta.

 

  • – Día 10: Ya en Tokio, para hoy tenemos previsto otra novedad: el Museo Ghibli, en Mitaka. Ya tenemos nuestras entradas preparadas y estamos poniéndonos al día en el tiempo que queda, viendo el mayor número de pelis posibles… 😉 ¡Muero de ganas de ver el gato-bus!
    Tras pasar la mañana en el mundo de dibus de Ghibli, tenemos previsto quedarnos por la zona de Shinjuku. Esta zona, si bien era donde teníamos nuestro hotel en el anterior viaje, no la anduvimos demasiado, así que queremos aprovechar esta ocasión, sobre todo, para subir a una de las torres del Tokyo Government Building, desde donde dicen se obtienen unas de las mejores vistas de la ciudad.

 

  • – Día 11: Nueva excursión que nos llevará todo el día por la zona del Monte Fuji. En el 2015 intentamos verlo, pero fue el único día del viaje que nos llovió así que nos quedamos con las ganas. Esperemos que este año se deje ver…
    Para esta ocasión hemos escogido a los chicos de “Turismo Victoria”, que nos harán una visita de lo más completa desde las 8 de la mañana hasta las 7 de la tarde. Llevamos hablando con Alex desde hace unos meses y nos ha facilitado absolutamente todo para que nuestros planes salgan a pedir de boca. Ahora solo falta que la meteo se porte y no llueva, ni haya niebla, o nubes… o cualquier cosa por el estilo. ¡Crucemos los dedos! Porque así lo “veíamos” en nuestro anterior intento:

tiempo nublado en el Fuji

 

  • – Día 12: ¡Comenzaremos el día con una frikada de estas que tanto nos gustan de Japón! Y no vamos a decir nada más, para que sea sorpresa para todos. Lo único que queremos es darle las gracias a Vero, de “Viajar Code: Verónica” por habernos dado la idea… jijiji…
    Toda esta “liada” finaliza en el barrio de Shibuya, así que nos quedaremos por esa zona para visitarla una vez más: su famoso cruce, la estatua de Hachiko, Dogenzaka (o la colina de los “love hotels”),… 

 

  • – Día 13: Ese día repetiremos dos de los barrios que más nos gustan de Tokio: Harajuku y Akihabara. Ropa de lolita, crèpes buenísimos, gyozas, maids cafés, videojuegos, luces, ruido… Todo eso nos espera ese día.

Takeshita Dori Tokio

gyozas

Sergio en Akihabara

 

  • – Día 14: Volveremos a tomar el maravilloso shinkansen para ir a hasta Matsumoto y acercarnos a ver una granja de wasabi. Sí señores: ¿o acaso creían ustedes que el wasabi crece en los árboles? Jajaja… En serio, no es un producto que nos encante comer (pica muuuucho para nosotros), pero nos pareció muy interesante cuando Aida nos lo comentó. ¿Sabéis que ella se comió incluso un helado de wasabi? ¡Habrá que probarlo!

De tu mano por el mundo

(imagen cedida por “De tu mano por le mundo”)

 

  • – Día 15: Ese día por fin podremos visitar Nikko. En nuestro primer viaje esta ciudad fue la mayor “sacrificada” en el itinerario, y en esta segunda visita teníamos claro que no podía faltar. Y uno de los imprescindibles aquí será el Santuario Toshogu donde, entre otras cosas, podremos ver a los famosos “monos de la sabiduría”.
    Desde Nikko, no volveremos a Tokio, sino que nos vamos unos días a la zona cercana a la costa este de Japón, a Sendai.

 

  • – Día 16: Y el mayor motivo para visitar Sendai está en el día de hoy: Matsushima. Se trata de un conjunto de pequeñas islas con varios santuarios y templos repartidos por alguno de esos islotes y con barcos que recorren la bahía. Matsushima, junto con Miyajima (que ya lo conocemos) y Amanohashidate, está considerada como uno de los paisajes más bellos de Japón.

 

  • – Día 17: Después de tantos trenes, rutas, caminar, ruido, gente… creíamos que este día era el ideal para hacer un descanso y enfrentarnos a nuestros últimos días de aventura. ¡Así que nos iremos de relax! Y para ello, nada mejor que un onsen, en plena naturaleza, el Takaragawa Onsen Ousenkaku. ¿Plan para este día? Disfrutar de las aguas termales y no hacer absolutamente nada. 😉

 

  • – Día 18: Tras el gran descanso volveremos a la vorágine de Tokio, sin prisa y con idea de seguir más o menos con el relax, perdiéndonos un poco por la zona de Ueno y su maravilloso parque. Intentaremos visitar, eso sí, el Museo Nacional de Tokio, el más antiguo de Japón, que nos quedamos con ganas de ver en nuestro primer viaje.

 

  • – Día 19:  Será el día de Odaiba. Sin duda alguna, algo que tanto Sergio como yo teníamos claro, es que queríamos dedicarle un día entero a esta parte de Tokio que nos había embelesado la primera vez que la visitamos. Y es que, junto con Akihabara, nos parece la zona más “friki” de la ciudad: robots gigantes (conoceremos el nuevo Gundam), enooooormes centros comerciales, un parque de atracciones dentro de uno de ellos, una estatua de la libertad… Todo eso y más no espera en esta isla, donde en el anterior viaje pudimos disfrutar de una puesta de sol inolvidable…

puesta de sol en Odaiba

 

  • – Día 20: Día libre. Sí chicos. Este día lo dejaremos para repetir algo que queramos, hacer las últimas compras, ir a algún sitio que se nos haya quedado en el tintero… ¡Y a hacer las maletas! Jajaja… En fin, que no tenemos planes especiales para el último día. Eso sí, seguro que será muy especial y muy triste a la vez, por tener que volver a despedirnos de este país que tanto nos gusta.

Y con esto se acaba la aventura nipona que tenemos preparada para este año. Estamos deseando que llegue el día y parece que no acabe de llegar… ¡Qué larga se hace la cuenta atrás! Pero bueno, ya nos queda poquito y esperamos que nos sigáis mientras estamos por allí. Ya sabéis que cualquier recomendación que tengáis, será muy bien recibida y nos la llevaremos apuntada.
Mientras tanto… ¡hasta pronto, Japón!