Martes, 31 de Mayo de 2016.
Después del día “gastizo” -como decimos por Asturias- de ayer, hoy tocaba ponernos de nuevo en ruta hacia nuestro nuevo destino y lo que sería nuestra “base” durante los siguientes días: Cape Cod; pero antes de llegar haríamos una parada en Newport, que habíamos leído que merecía mucho la pena. Fue el día que más kilómetros hicimos con el coche, porque la distancia entre Peekskill y nuestro hotel en el Cabo era de unas 250 millas; así que nos lo tomamos con calma pero sin salir demasiado tarde del hotel.

Newport es una ciudad situada en la costa del estado del estado de Rhode Island, famosa por sus casas antiguas y sus grandes mansiones. Desde mediados del siglo XIX las personas ricas de las plantaciones del sur empezaron a construir aquí sus casas de verano y, para el siglo XX, los más adinerados del país pasaban sus vacaciones en Newport, conocida ya como el resort de Nueva Inglaterra. Está considerada como la capital náutica de Estados Unidos y es la ciudad que contiene mayor número de edificios del período colonial del país.

Llegamos allí a eso de las 12 de la mañana y aparcamos en una zona con parquímetro donde podíamos dejar el coche durante 3 horas. Ya nada más entrar en esta localidad nos pareció un lugar precioso, y no nos defraudó en absoluto; es más, cuando nos íbamos comentábamos que no sería un mal lugar para pasar unos cuantos días más.

Lo primero que hicimos fue dar un paseo por el puerto, que estaba situado a apenas 3 minutos caminando desde el aparcamiento. A pesar de no ser temporada alta por esta zona, había bastante gente paseando por allí, así que no queremos imaginarnos cómo será durante la high season.

puerto de Newport en el estado de Rhode Island 1

puerto de Newport en el estado de Rhode Island 2

Como ya era hora de comer y apretaba un poquito el hambre no buscamos mucho más y decidimos comer por esa misma zona. Sabíamos que no iba a ser un lugar precisamente económico, pero queríamos darnos un capricho. Para estar un poco más seguros de que escogíamos bien, buscamos en una aplicación que llevamos en el móvil muy útil para estos casos, “Foursquare“, donde puedes buscar restaurantes por localización, puntuación, tipo de comida… Y elegimos uno que estaba justo a nuestro lado: “The Mooring”. ¡Un acierto 200%!

entrada al restaurante The Mooring en Newport

No solemos poner muchas fotos de los restaurantes ni extendernos mucho en lo que comemos, pero hoy vamos a hacer una excepción porque este lugar y, sobre todo, su comida, se lo merece. ¡Dios! ¡Qué bueno estaba todo! Comimos de entrada una especie de croquetas (y léase que digo “especie de” porque no eran las croquetas al uso que conocemos por aquí) rellenas de marisco, pero de marisco “de verdad”, nada de palitos de cangrejo o gambas congeladas… jeje…; Sergio se pidió como plato principal una hamburguesa de atún y yo, uno de mis platos preferidos: salmón. Postres a cual más bueno y un café de los de verdad, de los que le gustan a Sergio, un espresso en toda regla.

collage restaurante The Mooring en Newport

Como os decía antes, no fue barato en absoluto; de hecho, fue la vez que más gastamos en comer: $104. ¡Pero mereció la pena! Fue nuestro capricho culinario de todo el viaje. Mmm.. cada vez que veo esta foto, me entra el hambre. 😉
Cuando salimos de comer y antes de coger el coche para irnos a conocer otros lugares de Newport, dimos un paseo por Brick Market, una zona con calles empedradas llenas de tiendas y restaurantes. Un paseo agradable tras un almuerzo de 10.

Una vez en marcha con el coche nos dirigimos un poquito más al sur en busca de una iglesia que yo, como sabéis gran admiradora de John F. Kennedy, no podía dejar de visitar: la Iglesia de Santa María. Es la parroquia católica más antigua de Rhode Island y donde contrajeron matrimonio JFK y Jackie, el 12 de septiembre de 1953.
Desafortunadamente estaba cerrada para cuando llegamos, así que lo único que pudimos ver fue su exterior.

cartel de la Iglesia de Santa María en Newport Rhode Island

Iglesia de Santa María en Newport Rhode Island

Después de dar una vuelta por los alrededores, buscamos un sitio donde aparcar y nos fuimos a Bellevue Avenue, la calle donde se sitúan las grandes mansiones que hacen tan famoso a Newport.

cartel del Bellevue Avenue en Newport Rhode Island

Lo cierto es que hay algunas que son alucinantes y nos hubiese gustado visitar muchas de ellas (pueden visitarse 9 en total, varias declaradas Patrimonio Histórico Nacional), con tours que ofrece la Preservation Society de la ciudad. Estas son algunas de las “casitas” que vimos:

mansion de Bellevue Avenue en Newport Rhode Island 1

mansion de Bellevue Avenue en Newport Rhode Island 2

mansion de Bellevue Avenue en Newport Rhode Island 3

Como os digo, nos habría encantado visitar más de una, pero no teníamos tiempo suficiente así que tuvimos que escoger y nos decidimos por la conocida como “The Breakers”, la casa de verano de la prestigiosa familia Vanderbilt.
Hasta allí llegamos con el coche y lo dejamos en el parking habilitado para los visitantes. La entrada cuesta $21 por persona e incluye una audio-guía muy útil y muy explicativa de todas las salas de la mansión, así como de la historia de la familia.

mansión The Breakers en Newport Rhode Island - parte delantera

“The Breakers”, que data del año 1895, es la mansión más grande de Newport y fue construida por Cornelius Vanderbilt II (nieto de Cornelius Vanderbilt, creador de la fortuna familiar) sobre la casa original de madera que se había quemado. Creó así esta enorme mansión de 70 habitaciones, de estilo renacentista e inspirada en los palacios italianos de Génova y Turín.

La visita de la casa, como os digo, se hace muy interesante siguiendo las instrucciones y las explicaciones de la audio-guía (la cual se puede solicitar en español) y ya, nada más entrar y con solo ver el vestíbulo y la escalera, uno se da cuenta de lo grandioso y  ostentoso del lugar…

hall y escalera de la mansión The Breakers en Newport Rhode Island

Fuimos pasando por la mayor parte de las estancias de la casa, -aunque tuvimos que acortar un poco la visita porque se nos echaba el tiempo encima-, hasta salir a la terraza del primer piso de la casa desde donde obtuvimos estas vistas del océano y de la explanada trasera donde los Vanderbilt celebraban suntuosas e inacabables fiestas durante sus estancias veraniegas en Newport:

vistas desde la terraza de la mansión The Breakers en Newport Rhode Island

Una vez visitamos todo el interior, devolvimos la guía y salimos al jardín, donde estuvimos un buen rato deambulando y haciendo fotos…

mansión The Breakers en Newport Rhode Island - parte trasera

Sergio en el backyard de la mansión The Breakers en Newport Rhode Island

… y desde donde pudimos ver Newport desde esta otra perspectiva:

vistas de Newport desde la mansión The Breakers en Newport Rhode Island

No me digáis que no sería un buen sitio para pasar unas vacaciones… jeje… ¡Yo me apunto la idea! 😉

Tras la visita a Newport, y con pena de no poder quedarnos más rato, emprendimos de nuevo la ruta, que aún nos quedaban unos cuantos kilómetros para llegar a nuestro hotel en Cape Cod.

Esta pequeña península situada en el extremo sureste del estado de Massachussetts, tiene una longitud de 115 kilómetros de una punta a otra y una anchura de entre 3 y 32 kilómetros.
El lugar que habíamos escogido como base para nuestros días por el cabo fue la localidad de Yarmouth, concretamente el hotel “The Escape Inn”. Llegamos allí sobre las 6 y media de la tarde, tras una hora y media más o menos de ruta. De nuevo escogimos el típico motel americano como habíamos hecho en días anteriores, pero esta vez… esta vez fue todo un acierto. ¡El hotelito era una pasada! ¡Tan “cuqui”! Jeje… Estaba todo decorado con motivos marineros y no le faltaba detalle alguno; además, algo que nos encanta y que no suele ser habitual en Norteamérica… ¡no tenía moqueta! ¡Jajajaja! En comparación, y a pesar de que casi todos los hoteles escogidos durante todo el viaje fueron un acierto, este fue el que más nos gustó.

cartel del hotel The Escape Inn en Cape Cod

edificio de recepción del hotel The Escape Inn en Cape Cod

hotel The Escape Inn en Cape Cod

Pero no solo por el propio hotel en sí, sino también -y sobre todo- por sus propietarios: Michael y Holly. ¡Qué encanto! No se puede ser más amable y más majos. Desde el momento en que Holly nos hizo el check-in hasta toda la ayuda que Michael nos prestó con la organización de nuestras visitas. ¡Qué grato recuerdo nos llevamos de este lugar!
Y bueno, como decíamos, la habitación, sin ser lujosa, era tan acogedora y tan bonita…

habitación del hotel The Escape Inn en Cape Cod 1

habitación del hotel The Escape Inn en Cape Cod 2

habitación del hotel The Escape Inn en Cape Cod 3

Una vez instalados decidimos buscar si había una lavandería cerca porque ya llevábamos unos cuantos días de viaje y la estábamos necesitando. Con tan buenísima suerte de que a 3 minutos en coche había una, de las típicas de monedas que abundan tanto por el país. ¡Genial! Cogimos la ropa y nos fuimos a hacer al colada. Mirad qué sitio tan chulo para lavar la ropa… jeje…

lavandería en Cape Cod Massachussets - edificio

lavandería en Cape Cod Massachussets - cartel entrada

lavandería en Cape Cod Massachussets - lavadoras

lavandería en Cape Cod Massachussets - secadoras

Mientras se lavaba la ropa, aprovechamos la terracita tan mona que tenían fuera y el servicio de wifi, para ponernos un poco al día con la family y con el papeleo que siempre hacemos en los viajes (tickets, entradas, diario…). Por cierto, que lavar y secar la ropa, además del detergente y el suavizante que compramos allí mismo, nos costó $9.

Una vez que acabamos y recogimos todo, volvimos al hotel para ya descansar, que al día siguiente queríamos hacer una buena ruta por Cape Cod. Paramos antes en un “Walgreens” que había entre la lavandería y el hotel para coger algo y cenar en la habitación ($8.50). Había sido un día intenso -como casi todos hasta ahora- y descansamos fenomenal… ¡hoy sin ruidos! ¿Verdad Sergio? 😉