Normalmente soy yo, Lidia, la que suelo proponer los destinos de nuestros viajes. Sin embargo, este año, Sergio puso una condición para la aventura 2019: quería pasar al menos una semana “de vacaciones aburridas”. ¿ Y qué considera él como unas vacaciones aburridas? Pues estar en algún sitio sin hacer nada: playa, piscina, libro, … en definitiva, relax. Yo no las tenía todas conmigo por el tema de la playa, y es que nosotros no somos muy “playeros”, pero ya que siempre soy yo la que elijo… Pues nada, había que ponerse a pensar.

Barajamos muchas opciones: Europa y una semana de playa en islas españolas, Bali (que ya tenemos en mente desde hace unos años), repetir un crucero… pero ninguna acababa de llenarnos.
Y de repente, un día hablando con nuestros buenos amigos Neli y Misael, unos enamorados de USA como nosotros, nos dieron una idea –al menos para la primera parte del viaje-; y ¡cómo no! cuando lo comentamos con María, de Viajes Callejeando por el Mundo, ella remató el plan con esa parte que nos faltaba, el relax.

Venga va, ya no me enrollo más y os cuento que nos vamos a…

¡TEXAS y CANCÚN!

¿Verdad que es una mezcla un poco extraña? Pero creemos que va a estar muy bien. Y nos convencemos cada vez que damos un pasito más en la organización.

Los que me conocéis un poco, sabéis que me encanta todo lo relacionado con John F. Kennedy y, habiendo visto ya dónde se casó, dónde está enterrado o el lugar de residencia de su familia, no podía faltar el lugar donde fue asesinado: Dallas.

Dallas(foto cedida por Silvia Pons)

Y si juntamos que a Sergio le encanta todo el tema de la NASA… ¡bingo! También visitaremos el Centro Espacial en Houston.¿Veis? Dos pájaros de un tiro… jejeje.
¿Y de dónde sacamos la idea de irnos a México? Pues ahí lo tuvimos fácil, como os decía antes: María es una gran conocedora de esta zona y fue ella la que, sabiendo ya nuestra idea de Texas, pensó que era buena opción porque hay vuelos muy “apañados” desde esta zona de USA.

Total, que haremos un pequeño road-trip por el Estado de la Estrella Solitaria para luego relajarnos en un todo incluido de Playa del Carmen. Claro que, ya nos conocéis, y os podéis imaginar que alguna excursión haremos seguro desde allí a las ruinas mayas o algún otro sitio interesante de los alrededores. 😉

Tulum(foto cedida por Callejeando por el Mundo)

El viaje comenzará en Dallas, donde alquilaremos un coche para recorrer los puntos que más nos interesan del estado. Habría muchísimos más que nos gustaría visitar, pero no queremos ir con prisas y preferimos disfrutar tranquilamente de los lugares a los que vayamos, echando el tiempo que haga falta. Eso de ir a hotel por día ya no nos compensa… ¡que ya estamos mayorinos! ¡Jajaja!
En este viaje hemos decidido quedarnos en los típicos moteles americanos, ya que disponiendo de coche es muy fácil moverse. En la zona de Dallas, nos hospedaremos entre esta ciudad y Fort Worth, lo que nos permitirá así sumergirnos de lleno en el ambiente de cowboy, asistiendo a algún rodeo o yendo a montar a caballo.

Fort Worth 1
Fort Worth 2
(fotos cedidas por Silvia Pons)

¡Ah! Y para aquellos que os gustan los parques de atracciones tenemos una pregunta: ¿alguno conocéis los famosos “Six Flags”americanos? Porque a 10 minutos de nuestro hotel hay uno y estamos barajando ir a conocerlo. ¿Qué os parece?

Otros puntos a los que iremos serán Austin, donde haremos una visita a su Capitolio, reconocido como uno de los más distinguidos del país, y San Antonio. En esta última, no dejaremos de visitar “El Álamo” y alguna otra misión para saber más sobre esta parte de la Historia norteamericana.

Austin

Austin Capitol(fotos cedidas por Silvia Pons)

Más ciudades, más chiquititas pero con un ambiente vaquero típico del estado, serán por ejemplo Bandera (gracias, Silvia por la recomendación) y Luckenbach. Esperamos poder montar a caballo en uno de los múltiples ranchos que hay por allí… ¡Tendré que practicar!

En la última parte de road-trip texano nos trasladaremos al este para la guinda final del viaje: ¡la visita a la NASA! Si yo tengo ganas de conocerlo, no os podéis imaginar la ilusión que le hace a Sergio. Creo que va a ser toda una experiencia.
Aprovechando la cercanía, y si vemos que nos da tiempo, queremos acercarnos hasta Galveston, ciudad natal de uno de nuestros personajes de ficción favoritos: Sheldon Cooper. ¡Jajaja! Tiene buena pinta el sitio…
Dejaremos el coche en el aeropuerto de Houston, donde pasaremos nuestra última noche en los States antes de coger el avión que nos lleve al descanso total: un todo incluido en Cancún.

El hotel que María nos ha encontrado es una pasada; tanto es así, que siempre le estoy diciendo que “no me veo yo en un sitio así”. Jeje… Será una experiencia nueva el hecho de no tener que hacer nada más que relajarse, preocuparse por qué restaurante escoger ese día para cenar o si tomas el aperitivo con una margarita o un tequila a secas. 😉
Bueno, eso sí: como os decía, iremos a hacer alguna visita de la zona, aprovechando la cercanía de lugares tan especiales como Chichen Itzá o Tulum.

playa Mexico
Chichen Itza
(fotos cedidas por Callejeando por el Mundo)

Y así, después de una semana “tirados” en la piscina y en la playa (que esperamos disfrutar), volveremos a la cruda realidad para, cómo no, ponernos a pensar ya en la siguiente aventura…

¿Qué os parece el plan? ¿Os gusta? Por favor, contadnos qué os parece y si tenéis alguna sugerencia, consejo o lo que sea, sabéis que siempre será bien recibido. ¡Gracias por leernos!