Domingo, 17 de Mayo de 2015.
La noche anterior habíamos decidido no poner el despertador para hoy. Nos habíamos ido pronto a la cama y habíamos dormido un ratito de siesta, así que calculamos que no nos levantaríamos muy tarde… ¡Craso error! Cuando abrí un ojo y miré el despertador… ¡¡¡ las 10:40!!! ¡Madre mía! ¡No dormimos tanto ni los fines de semana en casa! Desperté a Sergio para decírselo y ni me creyó; tuve que enseñarle el reloj y que él lo viera con sus propios ojos. Jeje…
Pues nada, nos levantamos, nos dimos una duchita a toda prisa y sin desayunar ni nada (lo cierto es que no teníamos ni hambre) nos pusimos “manos a la obra” con nuestro segundo día en Japón.

Después de darle mucho la paliza a Sergio durante los meses anteriores, aceptó el planning que yo había pensado para hoy: “Universal Studios Japón”, que se encuentra en Osaka. Y es que, habiendo visitado ya en el 2013 el de Los Angeles, a él no le apetecía mucho en principio, pero gracias a mi empeño en conocer una parte nueva de este parque que no hacía mucho que se había inaugurado –concretamente en julio de 2014-, le pude convencer. Y esa parte es la zona dedicada al mundo de “Harry Potter”, saga de la que yo soy súper-fan (sí, sí…a pesar de mi edad…).

Llegamos al parque sobre las 12:30 y como a esa hora empezábamos a tener un poquito de hambre, decidimos comer algo en la zona conocida como “CityWalk”. Está justo antes de la entrada principal del parque y en ella se encuentran numerosos restaurantes y tiendas. Como queríamos entrar rápido no perdimos mucho tiempo y comimos en la calle un par de hamburguesas del McDonald’s; eran las primeras que comíamos en Japón y nos supieron más o menos como las de aquí, claro que pedimos las clásicas “big mac”.

Y ya con el estómago lleno, a eso de la una de la tarde, estábamos entrando de nuevo en otro parque “Universal”.

entrada Parque Universal

“Universal Studios Japón” se divide, al igual que el LA en varias zonas, aunque estas no son iguales entre ambos parques. En este caso, en Osaka, además de la que anteriormente os comentaba de “The Wizaring World of Harry Potter”, podemos encontrar: “Wonderland”, “Amity Village y Waterworld”, “Jurassic Park”, “Hollywood”, “San Francisco” y “New York”.

En cada una, probamos varias atracciones, pero sin duda, donde más tiempo nos pasamos fue en la de Harry Potter (¡cómo no!). Hay que tener en cuenta que para acceder a esta zona, hay que sacar una entrada con la hora de acceso –sin cargo extra, claro está-.
El mundo de Potter se divide en dos zonas: la de Hogsmeade (el pueblo de los libros), donde se encuentran todas las tiendas y restaurantes y, la del castillo de Hogwarts. En éste es donde están las dos atracciones principales: “Harry Potter and the Forbidden Journey”, una atracción con tecnología 4D que recorre el interior del castillo y la “Flight of the Hippogriff”, una montaña rusa más bien para niños. Subimos solamente en la primera, después de una buena cola; para mí, mereció la pena, claro está. Pero mi opinión quizás no es muy objetiva, debido a mi debilidad por la saga… jeje…

Lidia en Hogwarts

Además probamos muchas otras atracciones, unas con más éxito que otras, como la de “Tiburón”, “Terminator” , “The Amazing Adventures of Spiderman”…

 Y nos encontramos con algún que otro “famoso” por las calles del parque…

Cuando nos dimos cuenta, vimos que estaba empezando a anochecer. ¡Se nos habían pasado las horas volando! Así que decidimos quedarnos a ver el desfile nocturno del parque. La verdad que no es de los más bonitos que hemos visto en parques de atracciones, pero ya que estábamos allí…

Salimos ya a la hora del cierre: las 9 de la noche. Hicimos transbordo en la parada de JR Namba, donde encontramos un “Family Mart” (supermercado tipo al “7Eleven”) y donde compramos algo para cenar. Cogimos el metro hasta la estación de Kitahama y nos fuimos para el hotel, donde cenamos, dejamos preparada la maleta para el siguiente día y nos fuimos a descansar.

Con esta corta estancia en Osaka habíamos comenzado nuestra “aventura nipona” y al día siguiente, nos íbamos a un lugar que creíamos nos iba a enamorar rápidamente… y no nos equivocamos en absoluto: ¡KIOTO!

 

 

GASTOS DEL DÍA:

billete metro (ida y vuelta) a “Universal”: ¥1240
comida McDonald’s “Universal”: ¥1400
entradas “Universal”: ¥14.400
merienda: ¥850
cena “Family Mart”: ¥1000

TOTAL: ¥18.890 (aprox. 140€)

 

 

Si te ha gustado este post, no puedes perderte…